Download espa a y su civilizaci n in pdf or read espa a y su civilizaci n in pdf online books in PDF, EPUB and Mobi Format. Click Download or Read Online button to get espa a y su civilizaci n in pdf book now. This site is like a library, Use search box in the widget to get ebook that you want.



El Hinduismo

Author: Gavin D. Flood
Publisher: Ediciones AKAL
ISBN: 8483230321
Size: 15.72 MB
Format: PDF, ePub
View: 2267
Download and Read
Partiendo de las pregunta 'Qué es el hinduismo?' el Dr. Flood sigue las huellas del desarrollo de las tradiciones hindúes desde sus primeros momentos, pasando por el estudio de las divinidades principales, hasta desembocar en la materialización de la religión en el mundo actual. Estudia el hinduismo a la par como religión mundial y como forma de nacionalismo, prestando especial atención a las tradiciones tántricas más influyentes, al ritual hindú y a las influencias dravídicas de la India meridional. Asimismo, el autor introduce grandes temas a la propia naturaleza del hinduismo. Se trata de un libro idóneo tanto para el estudiante universitario como para el lector culto en general, y constituye un punto de partida ideal y una guía indispensable para todos los interesados en ahondar en la comprensión de una tradición religiosa de importancia fundamental en el mundo actual.

La Revolucion De Texas

Author: Charles River Charles River Editors
Publisher: Createspace Independent Publishing Platform
ISBN: 9781540850799
Size: 46.14 MB
Format: PDF, Kindle
View: 3025
Download and Read
*incluye fotos*incluye las cuentas de las batallasAqu� va una adivinanza. �Qu� parte de Estados Unidos ha estado bajo la soberan�a de seis pa�ses diferentes? La respuesta, por el t�tulo de este libro, es obvia. "Texas es un estado mental, pero creo que es mucho m�s que eso. Es una m�stica que se aproxima a una religi�n. A pesar de su enorme extensi�n, variedad de climas y diferencias en el paisaje, Texas tiene una cohesi�n interna quiz� m�s s�lida que cualquier otra parte de la Uni�n Americana", escribi� John Steinbeck en Travels with Charley: In Search of America. No es raro que el texano promedio sienta un gran orgullo por el simple hecho de serlo, e incluso juegue con la noci�n de que su estado podr�a, y quiz� deber�a ser una gran naci�n alg�n d�a. Terminada la colonizaci�n europea en el continente, Texas dej� de pertenecer a Espa�a y Francia para formar parte del Imperio Mexicano; despu�s fue un pa�s independiente y actualmente es uno de los 50 estados de la Uni�n Americana, aunque durante un breve periodo la rebelde Texas volvi� a separarse para formar, junto con otros aliados, los Estados Confederados de Am�rica. Decir que algo es "del tama�o de Texas" expresa grandiosidad y abundancia, y sus habitantes ciertamente han mostrado la laboriosidad para hacer de esta parte de Norteam�rica uno de los estados que mayormente contribuye al producto interno bruto de su pa�s. Las historias sobre la revoluci�n que en el siglo XIX la libr� de la intolerancia, opresi�n y crueldad mexicanas se cuenta lo mismo en las escuelas que en la astuta museograf�a de las principales centros culturales del "Estado de la Estrella Solitaria". En particular la batalla del �lamo, rodeada de leyendas y testimonios de hero�smo, es un ejemplo de libro de texto de c�mo se ve ah� la conquista de la libertad, comparable a la batalla de Masada para los jud�os. Las palabras "m�rtires", por un lado, y "tiran�a mexicana" por el otro, casi siempre est�n presentes en los recuentos. Remember the Alamo! es a la vez un slogan de auto-glorificaci�n como de martirio. Pero �sta es, desafortunadamente, una visi�n pintada de rosa. Como en cada historia, todo depende del lado en que nos coloquemos y las historias de qui�n estemos leyendo. La guerra de Texas ciertamente buscaba la libertad, pero no el ideal abstracto of "las masas cansadas, despojadas que anhelan respirar libres; los rechazados expulsados de lejanas costas". Era m�s bien la libertad para ir comi�ndose las tierras de un pa�s d�bil y mantener la esclavitud en sus campos de algod�n, as� como la ambici�n de tierras baratas e inagotables recursos naturales. Texas no viv�a bajo una tiran�a, los colonos no hab�an sido esclavizados por nadie -por el contrario, se les hab�an regalado tierras y permitido todas las facilidades para prosperar-, ni el ej�rcito mexicano era las fuerzas del mal cuyo �nico objetivo era, en palabras de la �poca, imponer "la barbarie y el despotismo (...) de la raza h�brida hispanoamericana y la raza negra contra la civilizaci�n" (Pacheco, 1997). Los colonos texanos, en su mayor parte familias pac�ficas y trabajadoras, hicieron por a�os lo que har�a cualquier grupo humano en busca de mejores oportunidades teniendo ante s� territorios deshabitados y no vigilados: entrar, asentarse en ellos, trabajarlos y defender lo logrado. Por su parte, M�xico reaccion� como lo hubiera hecho cualquier pa�s que viera visto invadido su territorio por rebeldes extranjeros armados: expulsarlos o apaciguarlos. Sin embargo, durante la guerra de Texas y hasta la fecha, tiende a verse con actitud rom�ntica el recuerdo de aquella rebeli�n. La guerra de independencia que ah� se llev� a cabo fue el pre�mbulo de otra m�s extensa, destructiva y sangrienta: la guerra entre M�xico y Estados Unidos en 1847.No es �sta una historia de h�roes ni de villanos.

Cotija Tierra Morenika

Author: Jose Navarro
Publisher:
ISBN: 9781511695893
Size: 15.94 MB
Format: PDF, ePub, Docs
View: 6272
Download and Read
La presente obra no trata solamente sobre la historia de un pueblo, tampoco es un compendio de historia universal. La ciudad de Cotija ubicada en el estado de Michoacán en México, puede ser solo un diminuto punto de referencia en el planeta que muestra una fracción de lo que fue la epopeya de una gran civilización que ha impactado y dejado huella muy profunda en la humanidad. Los Judíos Sefarditas, aquellos originarios de la península Ibérica allá en España y Portugal, los mismos que de manera irracional fueron expulsados por sus propios Reyes de la que ellos mismos consideraban su "patria" a la cuál nombraban con gran amor y orgullo Sefarad. Estos actores, inteligentes, emprendedores, cultos, trabajadores, folklóricos y nostálgicos; los Judíos Sefarditas siempre fueron fieles a sus creencias y a su Fe, aunque amaban a su patria nunca dejarían de amar su razón de ser, la Fe de sus ancestros, el gran libro, la Biblia hebrea. En su huida llegaron a lugares inhóspitos desde Ámsterdam y Londres hasta Brasil, Barbados y México; lugares en donde se asentaron y conservaron sus costumbres, las enseñaron a sus hijos y mantuvieron su linaje aunque todo lo hicieran en secreto para salvar sus vidas.Estos mismos Sefarditas también son los que formaron parte importante en la historia de la hermosa ciudad de Cotija, de donde uno de sus descendientes ahora escribe para recordar y afirmar el linaje Judío de sus ancestros. En esta obra el autor busca embonar las piezas de un rompecabezas sobre una historia conocida por pocos y contada por nadie hasta ahora; es una obra que pretende empatar de manera casi perfecta, la historia universal, historia regional, micro-historia, anécdotas familiares, tradiciones, documentos y genealogía genética en una sola pieza; la pieza final que converge en un resultado: de Cotija seguimos vivos algunos de los hijos de Sefarad conscientes de nuestra historia, nuestro origen, orgullosos de nuestro linaje y fieles a nuestra Fe.

Filosof A Elemental

Author: Jaime Balmes
Publisher: La Critica Literaria - Lacrticaliteraria.com
ISBN: 9788470831843
Size: 38.92 MB
Format: PDF, Kindle
View: 6281
Download and Read
La reflexion etica mas importante del pensamiento espanol del S. XIX. Editado por el celebre critico literario Juan Bautista Bergua, Ediciones Ibericas. Jaime L. Balmes y Urpia nace en Vic en 1810 y muere en la misma ciudad en 1848. Ademas de ser filosofo y teologo -fue ordenado sacerdote en 1834-, Balmes se intereso por la sociologia, las matematicas y la literatura, es decir, que el es uno de los intelectuales mas importantes de la Espana del Siglo XIX. El libro de Balmes titulado Filosofia Elemental (1847) se compone de tres partes. La primera se titula "Logica," la segunda "Metafisica" y la tercera -que es la que usted tiene en sus manos-, se titula "Etica" y esta compuesta por 28 capitulos de distinta extension. En esta obra podemos encontrar los temas mas interesantes y heterogeneos -siempre relacionados con la moral-: Por que el ser humano es un ser moral? Cuales son las condiciones del orden moral? Su critica al utilitarismo y cual es la preocupacion del hombre para con sus deberes. Por que el hombre debe vivir en sociedad? Cual es el origen del poder publico y las relaciones entre el derecho y la moral? Todos estos importantes temas Balmes los explica analizando numerosos problemas y dilemas morales. Presentado por Manuel Fernandez de la Cueva, Profesor de Filosofia.

Incas

Author: Fuente: Wikipedia
Publisher: Books LLC, Wiki Series
ISBN: 9781231655900
Size: 19.76 MB
Format: PDF, Docs
View: 4220
Download and Read
Fuente: Wikipedia. P ginas: 139. Cap tulos: Cultura incaica, Imperio incaico, Incas de Vilcabamba, Sitios arqueol gicos incaicos, Sociedad incaica, Toponimia quechua, Civilizaci n incaica, Cuzco, Tawantinsuyo, Chaco, Machu Picchu, Ayacucho, Pampa de Achala, Ej rcito incaico, Huaca de Chena, T pac Amaru I, Quipu, Amazonas peruano prehisp nico, C pac an, Caraz, Choquequirao, Matem tica incaica, Curacazgo del Cuzco, Manco Inca, Cuarto del Rescate, Sacsayhuam n, Ollantaytambo, La Ligua, Pocras, Pucar del Cerro Mauco, Pisco, Valle Sagrado de los Incas, Esp ritu Pampa, Cordillera Huayhuash, Distrito de Huachac, Andacollo, Volc n Llullaillaco, Pucar de Tilcara, Tomebamba, M sica incaica, Titu Cusi Yupanqui, Hu nuco Pampa, Timan, Batungasta, Cusi Huarcay, Pucar del Cerro La Muralla, Huayna Picchu, Shincal, Pucar de La Compa a, Moray, Ayllu, Sayri T pac, Artesonraju, Lenguas preincaicas, Sillustani, Incallajta, Raqchi, Muyucmarca, Laguna de la Cocha, Fuerte de Samaipata, Cerro El Plomo, Chullpa, Francisca Pizarro Yupanqui, Sayhuite, Mitimae, Acllas, Coricancha, Ingapirca, Colcampata, Pastoruri, Huascar n, P sac, Chasqui, Tambo Colorado, Di logo entre Atahualpa y Fernando VII en los Campos El seos, Calendario incaico, Laguna de ahuimpuquio, Pachac mac, Tratado de Acobamba, Chacabuco, Levantamiento inca contra los espa oles, Yupana, Puruchuco, Coquimbito, Suipacha, Lupaca, Ciudacita, Hui ay Huayna, Chicha de jora, Vilcashuam n, Kenko, Tambomachay, Los Puquios, Tip n, Mamacuna, Literatura en el Imperio incaico, Yutuyaco, Antarqui, Puca Pucara, Incahuasi, Rumicolca, Llanganuco, Hatun Rumiyoc, Amauta, Poes a en el Imperio incaico, Pucar de La Alumbrera, Distrito de Yanacancha, Tupungato, Warachikuy, Yachayhuasi. Extracto: El Imperio incaico fue un estado de Am rica del Sur gobernado por los incas (emperadores), que se extendi por la zona occidental (andina) del subcontinente entre los siglos XV y XVI. Fue la etapa en que la civilizaci n incaica logr su m ximo nivel...

Machu Picchu

Author: Charles River Charles River Editors
Publisher: Createspace Independent Publishing Platform
ISBN: 9781983752780
Size: 16.22 MB
Format: PDF, Kindle
View: 5586
Download and Read
En 1911, el historiador estadounidense Hiram Bingham public� el hallazgo de lo que en aquel momento era considerado una "ciudad perdida" inca. Aunque los habitantes locales ya la conoc�an desde hac�a un siglo, Bingham document� y fotografi� las ruinas de un asentamiento del siglo XV establecido a lo largo de una cresta monta�osa sobre el valle de Urubamba en Per�, colocado tan perfectamente desde un punto de vista defensivo que se cree que los espa�oles nunca lo conquistaron y puede que nunca lo conocieran. Hoy en d�a, por supuesto, Machu Picchu es uno de los mejores puntos tur�sticos de Am�rica del Sur, y las ruinas han sido incluso votadas como una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo. Pero a pesar de que Machu Picchu es ahora la m�s conocida de todas las ruinas incas, su funci�n en la civilizaci�n inca a�n no est� clara. Algunos han especulado que era un puesto de avanzada o una ciudadela fronteriza, mientras que otros creen que es un santuario o un centro de trabajo para las mujeres. Otros sugieren que era un centro ceremonial o tal vez el �ltimo refugio de los incas despu�s de la conquista espa�ola. Una de las teor�as a tener en cuenta es que Machu Picchu era la vivienda de verano de la corte real de los incas, la versi�n inca de Versalles. Como sucedi� con el cambio de nombre de las ruinas mayas y aztecas, los nombres dados a diversas estructuras por los arque�logos son puramente imaginarios y por lo tanto no muy �tiles; por ejemplo, el mausoleo, el palacio o la torre de vigilancia en Machu Picchu puede que no hubieran sido nada de eso.Lo que est� claro en Machu Picchu es que el plan urbano y las t�cnicas de construcci�n empleadas segu�an a los de otros asentamientos incas, particularmente la capital de Cuzco. La ubicaci�n de las plazas y el uso inteligente de las irregularidades de la tierra, junto con la est�tica muy desarrollada involucrada en el trabajo de mamposter�a, sigui� el modelo de la capital inca. En Machu Picchu, la t�pica t�cnica inca de ensamblar meticulosamente la siller�a y crear muros de bloques sin un material aglutinante es sorprendente. A veces los bloques son cuadrados uniformemente y algunas veces son de forma variable. En este �ltimo caso, la conexi�n muy estrecha entre los bloques de piedra parece bastante notable. A�n m�s asombroso que el corte de piedra preciso de los incas es el m�todo que utilizaron para el transporte y movimiento de estos bloques enormes. Los incas no ten�an la rueda, as� que todo el trabajo se realiz� usando rodillos y palancas.Machu Picchu: la historia y el misterio de la ciudad inca cubre de manera integral la historia de la ciudad, as� como la especulaci�n sobre el prop�sito de Machu Picchu y el debate sobre los edificios. Junto con im�genes y una bibliograf�a, aprender�s sobre Machu Picchu como nunca antes, en nada de tiempo.

Los Jesuitas

Author: Charles River Editors
Publisher: Createspace Independent Publishing Platform
ISBN: 9781543241471
Size: 26.34 MB
Format: PDF, Docs
View: 4971
Download and Read
"Ite, inflammate omnia." (Id, incendiad el mundo.")-San Ignacio de Loyola La edad media sigue siendo una de las eras m�s decisivas de la civilizaci�n humana. Es una era caracterizada por monarcas ilustres, valientes caballeros en brillantes armaduras y una magn�fica arquitectura g�tica. Es tambi�n una �poca que se caracteriz� por su ferviente fricci�n, su brutal barbaridad, frecuentes hambrunas, plagas pestilentes y, por supuesto, muerte. Algunos dicen que la tasa de mortalidad en tiempos medievales no ha sido igualada; con aproximadamente un tercio de todos los ni�os muriendo antes de los cinco a�os, fue casi un milagro que alguien viviera m�s de cuarenta a�os. Como resultado de esto, la gente del medioevo pasaba toda su vida prepar�ndose para lo inevitable: la muerte y la vida del m�s all�, con la esperanza de que alg�n d�a pudieran llegar al Reino de los Cielos. La Iglesia Cat�lica hizo muy poco para aliviar el temor al infierno, tema com�n de los sermones predicados por severos sacerdotes a lo largo de Europa. La �nica manera segura de entrar al cielo, predicaban ellos, era por medio de un amor eterno y un seguimiento de Dios, con puntos adicionales disponibles de acuerdo con las cantidades de dinero y las contribuciones que uno estuviera dispuesto a dar a la iglesia. Naturalmente, el p�blico enfurecido comenz� a condenar a la Iglesia Cat�lica por su dilatada corrupci�n y el caos que ocasionaba. Fue en este per�odo de tensi�n tempestuosa en que aparecer�a una legendaria orden religiosa. De todos los hombres y mujeres importantes que han sido venerados durante los �ltimos 2.000 a�os, uno de los m�s populares e influyentes hombres de fe vivi� tambi�n una de las vidas m�s excepcionales. Como el emperador romano Constantino el Grande, san Ignacio de Loyola (1491-1556) encontr� a Dios tan lejos de la iglesia como era posible; fue durante su servicio militar que experiment� una extraordinaria conversi�n. Un caballero espa�ol que proced�a de una noble familia vasca, Ignacio parec�a destinado a la gloria militar hasta el momento en que fue gravemente herido en 1521 durante la Batalla de Pamplona. Mientras convalec�a, Ignacio empez� a leer De Vita Christi de Ludolph de Sajonia, despu�s de lo cual comenz� una incansable carrera al servicio de la Iglesia Cat�lica. Despu�s de pasar varios a�os estudiando la fe, Ignacio fund� la Compa��a de Jes�s en 1539 y, como su superior general, envi� a sus seguidores como misioneros por toda Europa para que crearan escuelas, colegios y seminarios. El 27 de septiembre de 1540, el Papa Paulo proclam� una bula papal en la que reconoc�a la m�s reciente orden religiosa de la iglesia no como la Compa��a de Jes�s, sino como la Sociedad de Jes�s (en espa�ol, sin embargo, conserv� el nombre de Compa��a de Jes�s). Todav�a es poco claro el por qu� decidi� cambiar el nombre. Sin embargo, hay varias posibilidades. La primera, que el Papa Paulo pudo haber querido separar el grupo, y por lo mismo la iglesia, del recuerdo a�n quemante de las cruzadas. Uno de los ataques dirigidos contra la iglesia cat�lica por los protestantes era que ellos hab�an financiado car�simos intentos de recuperar la Tierra Santa para los cristianos imponiendo a los laicos pesadas cargas financieras, especialmente mediante la venta de indulgencias. No facilitar�a las cosas el crear una orden religiosa cuyo nombre recordara el accidentado pasado militar de la iglesia. Otra raz�n para el cambio de nombre pudo haber sido que Paulo III deseaba ver a los miembros m�s enfocados en el estudio de la teolog�a y de la doctrina b�blica que yendo por el mundo para convertir gente. �l estaba enfrentando internamente la amenaza de serias herej�as, y ten�a en medio 10 hombres muy inteligentes y bien educados que pose�an todas las herramientas a su disposici�n para emprender una defensa bien pensada de las ense�anzas tradicionales de la iglesia. Era en esto en lo que �l necesitaba que enfocaran su energ�a.